sábado, 4 de febrero de 2017

Para mis piratas.

 Carta para mis queridos piratas.
Ya estoy en el siglo XXI.
Ya hay dos páginas web que piratean mi libro, ofreciéndolo en todos los formatos.
Si decides piratear mi libro o ya lo has hecho y no te gusta, has tenido suerte, has perdido sólo un poco de tu tiempo.
Si te ha gustado te pido una de estas dos opciones, o las dos ;)
1. Sé generoso/a haz un comentario aquí, en Amazon, en mi  Facebook... donde tu prefieras. No sabes hoy en día el inmenso favor que se hace con este pequeño gesto, que acerca un libro a sus posibles lectores.
2. Compra el libro. Si tienes un niño o una niña, dale la oportunidad de tenerlo en sus manos y disfruta con ellos cuando rían o se emocionen con él.



Uno de los mejores momentos que he vivido con mis cuentos fue cuando vi de camino al colegio, a una niña pequeña que iba al cole con "Dulces sonrisas dormilonas" bajo el brazo, tal y como otros niños cogen su muñeco o su peluche favorito. Me quedé tan sorprendida que la madre sonrío y se paró a hablar conmigo. Me contó, como disculpándose, porque estaba el cuento un tanto estropeado; desde hacía un tiempo la niña se lo llevaba a todas partes y se empeñaba por las mañanas en cogerlo para ir a clase. Recordé otros libros de mis hijos, viejitos y desgastados por mucha vida, por muchos buenos momentos
Imagínate, no sólo me alegró el día, evoco esa imagen hasta en los días más grises sin poder evitar sonreír.
Dulces sonrisas dormilonas cuesta en formato ebook 3 euros, en papel 11'95.
Es lo  que cuestan  una cerveza con una tapa o dos copas en una noche de fiesta... lo sé; pero de este libro vive mucha gente, como decía José Gabriel Espinosa, mi ilustrador "Es que mi familia tiene la mala costumbre de comer".
Mi porcentaje económico va destinado a AECC, pero también viven de él más profesionales que lo han hecho posible con su esfuerzo y dedicación: impresores, editores, distribuidores, libreros...

De todas formas, GRACIAS por leer mi libro, en algún momento te llamó la atención y le diste una oportunidad; como he dicho muchas veces, un libro no tiene sentido si no es leído. 

  

No hay comentarios:

Publicar un comentario