sábado, 24 de junio de 2017

Annabelle Ríos Badillo


La portada de "Un rincón del corazón que nadie pisa", ha sido diseñada por Annabelle Ríos Badillo, ilustradora, fotógrafa y diseñadora gráfica... Pero sobre todo una persona con la que es fácil conectar y que es imposible no llegar a apreciar.
Me enamoré de su obra cuando vi una de sus acuarelas, en la que aparecía una niña soplando un diente de león. Me decidí a hablar con ella y esta es nuestra primera colaboración.



Un rincón del corazón que nadie pisa

Con mucha ilusión os presento esta novela que se publicará en Amazon, el mes de julio, formando parte del Concurso on line de autores independientes Indie 2017.
.
Os dejo la sinopsis de mi libro, en él he dejado parte de mí, esperando llegar a una parte de vosotros.
.
Esta novela se abre paso a paso, desde el corazón, a un lugar donde las historias se entretejen entre las sombras de los recuerdos y la necesidad de reinventarse.
Descubrirás un mundo de soterradas voluntades y afanes secretos.
Saborearás el placer de las pequeñas cosas, el valor de las personas que permanecen cuando todo se desvanece
y cómo el amor puede hacerte bailar bajo la lluvia.

Resultado de imagen de cenefas de mariposas
Cuando empecé como cuenta cuentos nunca imaginé que mi pequeño mundo pudiera formar parte de una comunidad, cada vez mayor, de escritores y personas amantes de la lectura. 
He tenido la suerte de conocer a personas vitales, creativas y soñadoras que comparten mis inquietudes.
He conectado con personas que sin apenas conocerme me han regalado su apoyo y su cariño.
Me he sentido arropada por las palabras y abrazos, que amigos y compañeros me han dedicado...

No puedo sentirme más agradecida.

Esta es toda la magia que necesito

Imagen relacionada

Tiempo atrás no me hubiera atrevido a plasmar en unas páginas las emociones y sentimientos que ahora he descrito.

Ahora no puedo dejar de escribir.
En tu mano está abrir mis páginas 

y conseguir que todo esto tenga un sentido.

sábado, 3 de junio de 2017

Banda sonora

Tuve la suerte de nacer en el seno de una familia con una madre que  me asombraba  con sus cuentos e historias, aún me encanta escucharla, y un  padre que me transmitió su amor por la música y la fotografía.

Quizás por ello, tengo debilidad por perderme entre nubes y paisajes imaginarios.

Gracias a mi padre, mi infancia tuvo un telón de fondo en la que la música clásica y la banda sonora de muchas películas eran protagonistas. Crecí con Von Karajan,  El Claro de Luna, los Adagios de Albinoni, con piezas tan sencillas y especiales como  Greensleeves. También con  Ennio Morricone, El bueno, el feo y el malo, Candilejas de Charles Chaplin...

En la adolescencia fue mi padre el que me descubrió a Víctor Jara, Joan Baez, la música celta, Mike Oldfield, Enya.... Fue él, el que me regaló la música de Carros de fuego, La misión...

Se le acabó el tiempo y no pudo disfrutar de la música de El señor de los anillos, de Braveheart, El último mohicano, ni de tantas otras que sé que le hubieran apasionado.

Cuando queremos a una persona, nunca la perdemos del todo, lo mejor de ella queda para siempre entre nosotros.

Hace poco descubrí a Daniel García López, un compositor que junto con Minerva Gallofré pugna por abrirse camino con la  Editorial Tres inviernos. Ellos son un binomio creativo y evocador de sueños, ella escribe sobre  mundos fantásticos, él pone música a sus palabras.


He escrito una novela, Las Mareas del tiempo, pensando en un público joven de edad o de mente, pensando en la necesidad de concienciar sobre la necesidad de erradicar el acoso de nuestras escuelas. Tiene un trasfondo de fantasía en la que los protagonistas han de luchar por salvarse a sí mismos y a la humanidad. Para mí sería un sueño que una persona como Daniel pudiera poner música a mis palabras.

Y es que la vida,  mi vida, tiene banda sonora...



No hay música sin historia, 
ni música que no evoque una historia.






  Mike Oldfield     Enya



Resultado de imagen de mariposas música


Papá espero que haya dónde estés sigas escuchando la música
 o al menos así me gusta imaginarte.
Y no hagas caso de mis lágrimas, 
si ahora lloro es solo porque te quiero.