domingo, 26 de noviembre de 2017

Las recetas de Pepa

En Un rincón del corazón que nadie pisa, la cocina de Pepa es un lugar de encuentro y unión, en el que suceden hechos claves en la novela.
Una buena comida es la excusa perfecta para reunirse, hablar y mimar los lazos que nos unen a las personas que apreciamos.
No son necesarios grandes lujos, solo buenos ingredientes, tiempo para cocinar sin prisas y el calor de una buena compañía. 

Una lectora me pidió la receta de la pizza casera, así que he pensado en hacer esta entrada. También escribo una de pescado que mencioné en el relato recordando a mi madre, ella la cocina con rape el día de Nochebuena. No sé si es por su toque de cariño o porque nos reúne con mucha ilusión a todos, pero para mí es muy especial.

Y si os apetece conocer alguna más, ya sabéis que podéis comentar  y preguntar ;)

La imagen puede contener: interior

sábado, 25 de noviembre de 2017

Día Internacional contra la Violencia de Género. El dolor que no cesa.

Hoy es el Día Internacional contra la Violencia de Género, un día no para celebrar, sino para concienciar a la sociedad y ayudar a las víctimas.

¡Qué triste vivir con un dolor que no cesa!

España es un país de privilegio, la mayoría de hombres son personas respetuosas que desean y llegan a ser compañeros de vida. Más los casos existentes nos sobrecogen, ya hay 47 mujeres muertas este año. No debemos olvidar, ni minimizar lo que está ocurriendo. Una sola muerte, ya sería intolerable.

Ahora estoy conociendo de cerca un caso de violencia de una mujer de las favelas. Es terrible escucharla decir que allí "eso es lo normal en una casa sí y en otra no". Pensar en lo que esa mujer ha vivido es impensable. 
Pensar en culturas que aceptan que un marido necesita pegar a su mujer para corregirla, en otras que permiten la ablación o en las que acostumbran a castigar a una mujer echando ácido en la cara...
No podemos alcanzar a imaginar todo ello, con toda su crudeza, con su tristeza.

Y la amarga soledad, no saberse comprendidas ni apoyadas.


Imagen relacionada

No toda la violencia empieza con una bofetada. No siempre el maltrato se traduce en violencia física, hay formas más sutiles que también son condenables y peligrosas.

    Me chillas
    y dices que me quieres.
    Me humillas
    y dices que me entiendes.
    Dejas que tu orgullo
    sea mi condena,
    que tu inseguridad
    mine mis defensas.
    Y pesan,
    las piedras pesan,
    se agolpan en mi pecho,
    asolan mis querencias.
    Y me dices
    que me amas,
    pero lo que sientes
    no vale nada.

Resultado de imagen de mujer llorando


domingo, 12 de noviembre de 2017

Dejarte llevar

La semana pasada una ilustradora me invitó a participar en un evento, un amigo invisible en Facebook, con el objetivo de regalar ilustraciones. Me imagino que se equivocó, yo solo soy escritora.
El problema es que me hizo pensar, me gusta mucho pintar  y hay personas que me insisten en que debería atreverme a ilustrar mis cuentos. La verdad es que creo, que no tengo la suficiente calidad para hacerlo.
Disfruto mucho dibujando y pintando con óleo y acuarela, pero siempre copiando una obra o una fotografía. Solo dibujo de forma libre cuando me lo pide un niño, como un juego o para que él después lo pueda colorear.
Cuando era adolescente mi profesora de Plástica me puso mi primer y único cero en dibujo. Tenía que copiar el boceto de un caballo con jinete de Rubens, y yo lo hice añadiendo una exuberante cola. Aún recuerdo sus palabras al verlo:
“No eres mejor que Rubens”.
Con ella, todos copiamos muchísimas ilustraciones, durante varios años.
No pretendo decir que tuviera la culpa de que dejara de lado mi creatividad y me limitara a copiar, de hecho la recuerdo con cariño. Fue la misma profesora que recomendó a mis padres que me llevaran a la escuela de bellas Artes de San Carlos. A ellos les dio miedo que me volviera una bohemia y no me dejaron ir. ¡Qué tiempos! 
El hecho es que he pensado que quizás sea hora de dejar atrás las rémoras del pasado. Si bien es cierto que el sistema educativo de entonces no propiciaba la creatividad, ¿qué excusa tengo ahora para seguir limitándome a mi misma?
Así que me he propuesto un nuevo reto, no para unos días ni para un año, para mi vida:
Dejarme llevar e intentar que sean mi corazón y mis ideas las que me impulsen a plasmar en la blancura de un lienzo o de un papel mis sueños.

Como alguien dijo una vez:
“Qué la manzana que tu pintas no sea la manzana del árbol, sino la manzana que tu sueñas.”

Quizás así pueda participar el próximo año en esa invitación del amigo invisible ;)

Con estas reflexiones te invito a pensar sobre tus propias limitaciones y a intentar  ampliar tus fronteras. O al menos, a dejarte llevar.

Imagen relacionada