miércoles, 6 de septiembre de 2017

Fragmento de "Un rincón del corazón que nadie pisa"

Comparto este fragmento en el que se describe un lugar emblemático de Un rincón del corazón que nadie pisa, esperando que os guste.

En él Alba descubre el sitio por primera vez.

"Se encaminó hacia la senda.
A la derecha, el camino se desviaba hacia un pequeño mirador. Un frondoso árbol daba sombra a un sencillo banco de piedra; frente a él, una balaustrada pintada de blanco invitaba a mirar un poco más allá. Sin prisas, se encaminó hacia ella, la vista que se desplegó ante sus ojos la dejó sin respiración. El mundo parecía acabar ahí. El terreno descendía abruptamente hacia el mar, que se veía salpicado en sus orillas por desgastadas rocas. El agua llegaba hasta ellas acompasada, creando sutiles formas con la espuma de sus olas. Una repentina ráfaga de brisa la asaltó con un aroma de sal y tierra mojada, el horizonte se abría ante ella descubriendo la inmensidad del mar en un despliegue de intensas tonalidades azules y turquesas. Sintió que todos sus sentidos se abrían paso a la plenitud de tanta belleza.
Adivinó la magia del atardecer, apenas insinuado en la tibieza de la luz que a la tarde acompañaba. Cerró los ojos, pensó en cómo sería pertenecer a un lugar así y poder leer cobijada a la sombra del árbol, acunada por las olas, en perfecta soledad. Suspiró y sonriendo susurró:

Podría acostumbrarme."


En la fotografía podéis ver un óleo que pinté hace unos años, copiando un cuadro que me enamoró en Internet. Seguro que si habéis leído mi novela os recuerda algo ;)
Podría ser la futura casita de Pepa y Manuel, y parte del escenario que arriba se muestra.

La imagen puede contener: nubes, cielo, planta, exterior y naturaleza



2 comentarios:

  1. Y que lo digas Nuria, que si, que es verlos a ellos ahí. Un beso preciosa. Me encanta :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Margarita!
      Un beso muy especial para ti!

      Eliminar